Los Juzgados Municipales: Constitución de Fondos valiosos de los Archivos Históricos.

Lic. Ondrei Ricardo Castreje

Con la conquista del Nuevo Mundo, España vio, en un lapso breve de tiempo, aumentar el número de sus colonias. Ya en el siglo XVI, la ascendente Metrópolis se preocupó por hacer valer la Ley que en sus fronteras se promulgaba. Es por ello que sus nuevas tierras de ultramar asimilaron la implantación y funcionamiento de la Justicia “materna”.

Para responder este objetivo se crean Instituciones como las Audiencias, Tribunal Supremo y de ahí se formaron los Ayuntamientos -como rectores del orden a nivel territorial más pequeño, que al cabo de una transformación secular, dieron paso al nombre de Juzgado Municipal.

Los Juzgados Municipales estaban regulados por la Ley de Enjuiciamiento Civil que en Cuba se implantó desde Enero de 1886 y que se importó desde España sin apenas cambios.

Correspondía a los Juzgados Municipales ejercer la jurisdicción voluntaria en los casos que expresamente no estuviere conferido su conocimiento a otros juzgados. Tenían competencia para conocer de aquellos asuntos civiles que no eran atribuidos a por la Ley de Enjuiciamiento Civil a los Juzgados de 1ra Instancia y además tenían la obligación de cooperar en la administración de justicia en dicho juzgado. Estos registros civiles conocían entre otras materias de las inscripciones de nacimiento, matrimonio, defunciones, subsanación de errores, demandas alimenticias, accidentes de trabajo, etc.

Para tal efecto, el territorio de Cuba se dividió a los efectos judiciales en: Distritos, Partidos y Términos Municipales.

Para la Administración de Justicia se encontraba en la capital de la República el Tribunal Supremo; en cada Distrito una Audiencia; en cada Partido, uno o más Juzgados de Primera Instancia, Instrucción o Correccionales; en cada término Municipal, uno o más Juzgados Municipales. A su vez, Los Partidos Judiciales comprendían el territorio de uno o más Términos Municipales.

En Cuba fueron 6 los Distritos Judiciales y correspondieron a cada una de las 6 provincias en que se hallaba dividido el territorio de la República.

Los Juzgados Municipales de la cabecera de los Partidos Municipales estaban constituidos por un Juez Letrado y un Secretario, además de componerse de un Oficial y Escribano. Durante su existencia no fue variado su nombre, su estructura, ni sus funciones.

El Código Civil vigente en Cuba es esencialmente el mismo que comenzó a regir en España el 24 de Julio de 1889 y que entró en vigor en nuestro país el 5 de noviembre del mismo año.

Durante el dominio español solo fue modificado una vez. En cambio, los gobiernos interventores norteamericanos lo modificaron en numerosas ocasiones. Igualmente sucedió en los Gobiernos de la República Mediatizada.

El Juzgado Municipal del Este de Cienfuegos, por ejemplo, atendió principalmente casos de Accidentes de Trabajo, Desahucios y Juicios Verbales por Cobro de Pesos, frecuentes en la salvaguarda de las prerrogativas e intereses de una minoría opulenta. De este también se conservan documentos de la labor puramente administrativa durante el período comprendido entre 1943 y 1945, como son: Alquiler del Local, Alumbrado, Cuentas, Modelos de Contracciones que contiene Títulos de Consignaciones del Personal del Juzgado, Alumbrado y Alquiler, Cartas del Ministerio de Hacienda, Material de Oficina, Gastos de Representación y documentos varios de Personal del Juzgado que contienen Nóminas de Pago, Cartas del Tesoro Pagador, etc.

Todo esto nos permite revelar la esencia verdadera de los Juzgados Municipales: constituir un instrumento jurídico de defensa de la propiedad privada y al servicio de los intereses individuales y de explotación de las clases dominantes.

Ya con el Triunfo de la Revolución se mantienen sin sufrir cambios en su nomenclatura y dependencia jurídica hasta que se emite la Ley # 1250 de 23 de Junio de 1973, desapareciendo y dando paso a la creación de los Tribunales Populares, donde aparecen las salas civiles y penales que, desde ese momento histórico, se encargarían de hacer valer la Ley a favor, no de unos pocos representantes de los intereses de la Metrópolis española o de la Neo-norteamericana , sino del pueblo que tantas humillaciones sufrió a través de los siglos.

Estudiar el papel de los Juzgados Municipales en cada época es comprender parte del complejo panorama socio-político vivido en la Cuba que creció bajo la tutela de los últimos y más poderosos Imperios de la Época Moderna. Investigar estos juzgados es comprender cuan valiosos Fondos Documentales archivan nuestras instituciones históricas.